Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

sábado, 12 de enero de 2008

Algunos sueños.

Alrededor de los 10 años soñé que yo estaba en una cárcel formada por cuatro muros y una ventanita con barrotes, en el medio del desierto.
Me asomé por la ventanita y a lo lejos cabalgando sobre las dunas, vi. a un hombre con capa, todo vestido de negro, montado en un caballo negro.

-¡El Zorro!, ¡vino a liberarme!, grité.

Pero al acercarse a la celda, me di cuenta que no vino a liberarme, sino a matarme.
Me acurruqué en un rincón entre dos muros, en posición fetal, mientras el Zorro lanzaba hacia mí un puñal a través de la ventana, y desperté.

Cierta vez soñé que entraba por una caverna, y caminando a través de ella; a lo lejos veía una tenue luz, que se iba agrandando a medida que me le acercaba.
Al salir de la caverna me encontré con un jardín florido, pletórico de animales, todos de un color blanco brillante, leones blancos, gacelas blancas, blancas jirafas y elefantes blancos. Y desperté.

Cierta vez soñé que salía de un féretro, en medio de un desierto, y caminando, me encontré con una enorme cola que se dirigía a la entrada de un edificio cilíndrico y enorme, de paredes blancas, un templo.
Me metí en la cola y pregunté a dónde íbamos, pero nadie hablaba.
Cuando al fin entré me encontré con algo difícil de explicar, una esfera enorme y aún así pequeña, infinita y aun así limitada, una bola de luz blanca, brillante pero no encandilaba, y tampoco quemaba.
La bola me habló, y al escuchar lo que me decía, me sentí tan sereno y apacible, que lamenté haber despertado.

He soñado mucho con aguas corrientes, cristalinos arroyos en que la gente vestida de blanco se bañaba, sumergiéndose en las aguas hasta la cintura.
He soñado mucho con agua, manantiales, como ya dije, ríos, mares.

Una vez me soñé escalando una altísima pared vertical en una aun más alta montaña.
Y fue tal el esfuerzo en la subida, que cuando desperté me dolían los brazos y las piernas, literalmente.

Bueno, he soñado muchas cosas y con mucha gente, a veces mis familiares fallecidos vienen a mis sueños a alertarme sobre cosas que aun no han pasado, pero que pasarían de no evitarse.
A veces; muchas veces, aparecen en mis sueños tres personajes vestidos de bata blanca e inmaculada; y me dicen cosas y me explican cosas que en el sueño parezco entender, pero luego al despertar sólo sé que estuvieron en mi sueño estos tres personajes pero no puedo recordar qué me dijeron.

He allí algunos datos de mi vida onírica.
Vamos gente, relatar nuestros sueños puede ser divertido, además de darnos material para crear, nos ayuda a conocernos mejor.

No hay comentarios: